Adiestramiento Básico – Introducción

¡Bienvenido!

Tradicionalmente se ha utilizado el método de castigos para entrenar a los perros. El método con castigos le presenta básicamente dos opciones al perro: hacer lo que se le ordena, o sufrir -literalmente- las consecuencias. Muchos colegas que apoyan esos métodos dirán que trabajan a base de premios, porque cuando el perro ejecuta la orden solicitada, se les recompensa. Lamentablemente omiten mencionar lo que sucede cuando el perro no la obedece. El motivo principal por el que el perro obedece es, indefectible y tristemente, no para obtener su recompensa, sino para evitar los castigos. Esto, sin mencionar los excesos (¡como si aplicar un castigo ya no lo fuera!) cometidos por entrenadores y dueños por igual, castigando por frustración a un perro que, si pudiera elegir, echaría a correr.

Algunas herramientas utilizadas por el método tradicional son, cuando menos, reprochables. Tal el caso del collar de ahorque o collar de castigo, collares de shock eléctrico, tirones y pellizcos de orejas, y forzar al perro a hacer determinada cosa sin el menor respeto por sus sentimientos y sus derechos.

Mediante los métodos positivos, podemos explotar toda la creatividad que el perro posee, pues es él mismo quien aprende qué cosas esperamos de él, y lo premiamos por cada avance que logre. Es un cambio grande de paradigma. Quienes consideramos que los perros son seres inteligentes y que comparten las mismas emociones que los humanos, solemos llamar a este tipo de entrenamiento método humano de adiestramiento. También se lo conoce como adiestramiento mediante refuerzos positivos (o, resumidamente, adiestramiento en positivo), ya que utiliza el refuerzo positivo (un término tomado de la teoría psicológica del conductismo) en lugar de aplicar castigos.

Este método te enseñará un camino para que recorran juntos, tu perro y tú. Ambos aprenderán y crearán un lazo imposible de destruir.

Te deseo la mejor de las suertes en este camino.

Fernando Borcel

Acerca del autor

Mi nombre es Fernando Borcel, y soy adiestrador canino profesional en Buenos Aires (Capital Federal), Argentina.

Mi enfoque hacia el adiestramiento canino es el de entrenar a las mascotas y a sus dueños, es por eso es que no me dedico a otras áreas del adiestramiento canino, tales como las de guardia y protección, o las diversas competencias o deportes.

Utilizo, exclusivamente, métodos de adiestramiento sin castigos con clicker, aplicando el condicionamiento clásico y de operantes, utilizando recompensas para lograr que los perros deseen obedecer a sus amos. Los resultados son sobresalientes y de largo plazo, y mi mayor satisfacción es ver cómo los perros mueven su cola todo el tiempo mientras aprenden.

Viví algunos años en la ciudad de Guadalajara en México. Allí fundé el Puppy Kindergarten de Zapopan, el primer centro educativo para cachorros en Guadalajara, y uno de los primeros en México.

Durante esos años creé también el portal MascotasMexico.com, que más adelante se daría en llamar ProyectoMascota.com, debido a que, de pronto, recibía miles de visitas diarias desde todo el mundo hispanoparlante.

1 Cómo hacer este curso

Este libro es apto para perros de todas las edades, y para dueños con ganas y entusiasmo, y un poco de tiempo para ofrecerles a sus mascotas. Se puede comenzar a trabajar con cachorros a partir de los 45 a 60 días de edad. ¡No hace falta esperar a que sean adultos para comenzar!

Se busca enseñar dos cosas: obediencia y comportamiento. Una no tiene lugar sin la otra. Y ambas las aprenderás en forma positiva, permitiendo que sea el perro quien descubra por sí mismo cuáles son los comportamientos que le ofrecen recompensas (los cuales repetirá), y cuáles son los que no le ofrecen ninguna recompensa (los que tenderá a no repetir).

Las sesiones de práctica no necesitan ser extensas. 10 minutos diarios alcanzarán. Pero es fundamental que las prácticas las realices diariamente. Lo mejor es que las sesiones de entrenamiento sean parte de tu rutina.

Participa a toda la familia. Procura que toda la familia participe de una manera u otra, del adiestramiento de tu mascota. Incluso los niños pueden participar, aunque siempre bajo la continua vigilancia de un adulto responsable.

Las mismas reglas, para todos. Llega a un acuerdo con toda la familia acerca de qué cosas estarán permitidas y qué cosas no. No tiene sentido que tú no le permitas, por ejemplo, acostarse en las camas, y otro miembro de la familia sí lo haga. Esto sólo confundirá al perro. Un perro confundido es un perro difícil de entrenar.

No te apresures. El adiestramiento es educación. Y la educación lleva tiempo. Si te apresuras porque sientes que tu perro ya puede pasar al siguiente paso, es posible que no hayas dedicado el tiempo suficiente para reforzar correctamente los comportamientos, con lo cual, en lugar de acelerar el proceso, lo estarás atrasando, ya que el perro estará aprendiendo a medias.

Enseña un nuevo comando a la vez, pero comienza las sesiones de entrenamiento con comandos que el perro ya conoce.

La intención es que el perro “siempre triunfe” y sea muy fácil para él ganarse premios.

Con el tiempo, irás aumentando el criterio, premiando comportamientos más complejos, o mejor desempeño.

No pienses en términos de comportamientos finales, piensa en términos de progresos. Lo que queremos es que, al final, Fido realice un comportamiento determinado. Pero hasta lograrlo, premiarás todo progreso hasta lograr ese comportamiento. Eventualmente, obtendrás el comportamiento deseado.

Haz un final memorable. Que el final de la sesión de entrenamiento sea también una forma en la que el perro se gane premios muy fácilmente. De esa forma comenzarás fácil, aumentarás la dificultad, y luego nuevamente harás el trabajo más fácil. De esa forma siempre mantendrás vivo su entusiasmo.

Si tu perro no responde según tus expectativas, tal vez le estés exigiendo demasiado, demasiado pronto.

Premia progresos, trabaja siempre con lo que el perro te ofrezca, ¡y nunca podrás ir mal!

Los perros no generalizan bien las ideas. Si aprenden a sentarse en un ambiente, es posible que no sepan sentarse en otro, hasta generalizar la idea. Practica en distintos lugares para enseñar al perro que un comando significa lo mismo en casa, en el parque, en el auto, con o sin otras personas alrededor, etcétera. Pero comienza trabajando siempre con pocas distracciones, y ve agregando distracciones en forma muy gradual (más sobre generalización al final del curso).

Alta motivación. Si el perro no está motivado, no insistas con la sesión de entrenamiento. De nada servirá. Si lo deseas, pospón su comida, y vuelva a intentarlo en media hora o en una hora, para ver si su motivación aumentó.

Estado de ánimo: si te encuentras enojado, de mal humor, desganado, furioso, frustrado, etc., es preferible que escojas un mejor momento para entrenar a tu perro.

Castigos. Jamás, bajo ningún aspecto o motivo, entrenando o fuera del entrenamiento, le impongas castigos físicos o psicológicos a tu perro. No lo golpees ni con tu mano ni con cualquier elemento (periódico, por ejemplo). Tu perro debe respetarte, no temerte! Si lo golpeas, estarás criando un perro temeroso de ti.

Premios y recompensas

Las recompensas deben ser eso: premios. Una pastilla de su alimento balanceado (también llamado croqueta o pienso) no es un premio apto para el entrenamiento. Ejemplos de recompensa son: salchichas, jamón, pollo cocido, queso, manzana, barritas de cereal, o cualquier otra cosa que el perro adore. Consulta con tu veterinario si sientes que alguna de estas “golosinas” son nocivas para tu perro.

Las recompensas deben ser fraccionadas en un tamaño pequeño Por ejemplo, de una salchicha puedes obtener unos 50 premios o más para un perro pequeño, o 25 premios si tu perro es de mayor tamaño. Lo importante es la cantidad de recompensas recibidas, no el tamaño de las mismas. Las felicitaciones, abrazos, y elogios, también son formas de recompensa, aunque éstas deben ser “aprendidas” por los perros (el apreciar el afecto del humano no es instintivo). Otras formas más de recompensa son los juegos y sus juguetes.

No premies a tu perro por conductas indeseables: por ejemplo, no le des comida cuando te pide mientras tú estas comiendo, ni tampoco lo empujes (él pensará que estás jugando, o sea, una forma de premio).

Próximo capítulo: El Clicker 

Related Posts
Introducción a la dieta cruda
El presente artículo es una introducción a la dieta BARF, y no pretende ser una guía completa sobre la misma.Texto original: Miriam Diaz y Dolores Sánchez-Peñalver
READ MORE
Entrenamiento de cajón
Mediante la supervisión de nuestro cachorro, y con algo de esfuerzo de nuestra parte, lograremos que en poco tiempo aprenda dónde se supone que es el baño (¡y dónde no!). ...
READ MORE
Ansiedad por separación
Ansiedad. Sentimiento de aprehensividad ante un peligro futuro inminente,que provoca una sensación de desolación y desprotección.Qué es la ansiedad por separaciónLa ansiedad por separación, se define como la angustia que ...
READ MORE
Criadores responsables
¿Estás decidido en conseguir un cachorro "fino"? Antes de hacerlo, lee estos consejos, y evitarás luego lamentaciones.Comenzando la búsqueda Asiste a un evento oficial de muestra canina, y habla con los ...
READ MORE
El boxer
El Boxer es un perro de trabajo desarrollado en Alemania a partir de varias razas diferentes, incluídas el Bulldog y el Gran Danés. Se llama Boxer ya que golpea con ...
READ MORE
Tundra y Lobo
Autor: Fernando BorcelImagenEl nombre que escojas dice tanto sobre ti al igual que sobre tu perro. Muestra como ves a tu perro y tu relación con él. Algunos nombres podrían ...
READ MORE
Foto por Marilyn Naron
¿Quieres premiar a tu perro, pero no estás seguro sobre qué ofrecerle? No deseas ofrecerle productos comerciales con químicos, colorantes, y conservantes? Anímate! Pon en práctica nuestras recetas de premios! ...
READ MORE
Lenguaje corporal
Autor: Fernando BorcelEs importante comprender lo que los perros nos dicen con sus cuerpos, no sólo para entender a nuestro propio perro, sino también para predecir lo que están haciendo ...
READ MORE
Los perros ladran por distintos motivos
Sucede que en muchas ocasiones, nuestra querida mascota puede convertirse en un animal ruidoso y molesto sin aparente razón alguna. Lo que en realidad sucede, es que lo seres humanos ...
READ MORE
Cómo fotografiar mascotas
Fotografiar a un perro o a un gato requiere mucha paciencia, pero los resultados bien valen la pena. Una buena fotografía de tu mascota será atesorada para siempre. Te presentamos ...
READ MORE
Introducción a la dieta cruda
Entrenamiento de cajón
Ansiedad por separación
Criadores responsables
El boxer
Nombres de perros – Cómo elegir el nombre
Recetas de premios para perros
Lenguaje corporal
Por qué ladran los perros
Cómo fotografiar mascotas

Publicado en: Adiestramiento, Adiestramiento, Cachorros, Comportamiento, Cuidados, Manuales, Perros Etiqueta(s): , , , , , , , ,